Ir al contenido principal

Cruces de Mayo

Es una de las festividades que más caracterizan a la ciudad de Córdoba y su Mayo Cordobés.

Todos los años, en el primer fin de semana de mayo se levanta en Córdoba grandes cruces (aproximadamente de 3 metros) en muchos rincones de la ciudad, decorándolas mayormente de flores rodeadas de plantas y macetas, con un decorado tradicional de la zona.
Las cruces mejor decoradas serán premiadas por el Ayuntamiento.

Hoy en día, esta festividad no sólo trata de la presentación de la mejor cruz, sino del encuentro de cordobeses y turistas disfrutando de un gran ambiente con actuaciones folclóricas, acompañado de una barra para suministrar bebidas y comida típica de la tierra, así como una copita de vino, refrescos, una tapa de salmorejo, flamenquín o tortilla de patatas.

ORIGEN

La fiesta de la Cruz de Mayo tiene sus antecedentes en la celebración precristiana conocida como "Festividad de los Mayos", en la que se conmemoraba la llegada de la primavera rindiendo cultos a la naturaleza. En especial, se festejaban adornando un árbol o erigiendo un tronco al que se le ponían adornos o flores, mientras se hacían danzas rituales y se cantaban o se hacían recitaciones. Con la llegada del cristianismo, esta fiesta fue adaptada a la nueva fe, reemplazándose el árbol por la cruz cristiana.

En los años 20 fueron expuestas las primeras Cruces de Mayo en algunos patios, plazas o calles vecinales de los barrios populares de la ciudad. El primer concurso de las Cruces de Mayo organizado por el Ayuntamiento de Córdoba se celebró en el año 1953, con Antonio Cruz Conde como alcalde.

Actualmente, son las cofradías de Semana Santa las principales partícipes de este evento. En la década de los 70 se unirían al evento las asociaciones de vecinos.

Las Cruces de Mayo son, junto con los Patios, uno de los eventos que engrandecen y embellecen al mayo cordobés.

Google+ Followers

Google+ Badge