Ir al contenido principal

Flamenquín

Plato muy emblemático de origen cordobés, en concreto de la localidad de Bujalance, que hasta hace una década era completamente desconocido fuera de la provincia de Córdoba.

Tiene una gran variedad, donde sus ingredientes más característicos son el jamón y el pollo, pero también se le puede añadir queso, pimientos, huevo y hasta almendras, entre otros.

Recibió su nombre por el color, rubio como los flamencos que llegaron acompañando al emperador Carlos V (color dado por el rebozado con huevo batido).

INGREDIENTES

  • Filetes de cerdo o ternera
  • Jamón Serrano
  • Sal
  • Huevos
  • Pan rallado
  • Harina
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN

Extendemos los filetes (de cerdo o ternera) aplanándolo con un rodillo hasta dejarlo muy fino.
Cortamos el jamón serrano en tiras de 1 centímetro aproximadamente y lo colocamos encima del filete, lo enrollamos y, una vez que lo tenemos, lo pasamos por harina y le echamos sal.

Por otra parte batimos los huevos en un plato hondo.

Una vez hecho estos pasos, ponemos la pieza enrollada en el huevo batido consiguiendo que se impregne bien todo el flamenquín y, seguidamente, lo pasamos al pan rallado.

Por último, si queremos comérnoslo ahora, lo dejamos reposar 10-15 minutos en la nevera para que el rebosado se asiente bien.
(Si queremos comer los flamenquines en otro momento se pueden congelar tal y como están, envolviendo cada uno con papel film).

En una sartén ponemos el aceite bien caliente y metemos el rollo para cocinarlo entero.

Google+ Followers

Google+ Badge